Seleccionar página

yoga¿Eres de esas personas que sufren de problemas digestivos? ¿Te la pasas hinchado, con gases, y sintiendo que tu estómago está en llamas? ¡No te preocupes! Como fanático del yoga, te tengo una buena noticia: ¡hay asanas que te pueden ayudar a mejorar tu digestión! Ya sé lo que estás pensando: ¿asanas? ¿Qué es eso? Tranquilo, no te asustes. Las asanas son los movimientos que se hacen en la práctica del yoga. Y sí, hay algunas que te pueden ayudar a mejorar tu digestión. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo! En este artículo te voy a hablar de las asanas de yoga efectivas para mejorar tu digestión. Te aseguro que después de leerlo, ¡tu estómago te lo agradecerá!

Mejora tu DIGESTIÓN | 5 posturas FÁCILES de YOGA

Postura del niño (Balasana) para aliviar el estrés y la tensión en el sistema digestivo

La Postura del niño (Balasana) es una asana de yoga que se realiza en posición arrodillada, con los brazos extendidos hacia adelante y la frente apoyada en el suelo. Esta posición es conocida como la postura de descanso del yoga y es muy efectiva para aliviar el estrés y la tensión en el sistema digestivo.

Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo libera hormonas que pueden afectar negativamente la digestión. La Postura del niño ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, lo que a su vez mejora la digestión.

Además, esta asana también ayuda a estirar la columna vertebral y la zona lumbar, lo que puede aliviar el dolor de espalda que a menudo acompaña a la indigestión. También masajea suavemente los órganos internos, lo que puede ayudar a estimular la digestión y reducir la hinchazón abdominal.

Para realizar la Postura del niño, comienza en posición de rodillas con las manos y las rodillas apoyadas en el suelo. Separa las rodillas a la anchura de las caderas y lleva los pies juntos detrás de ti. Luego, inclina el torso hacia adelante y extiende los brazos hacia delante, apoyando la frente en el suelo. Mantén la postura durante varios minutos, respirando profundamente y relajando todo el cuerpo.

Relacionado  Yoga para adolescentes: Reduciendo el estrés y fomentando el bienestar

Si tienes problemas para mantener la postura, puedes colocar una manta o una almohada debajo de las rodillas para mayor comodidad. También puedes colocar una almohada debajo de la cabeza si te resulta incómodo apoyar la frente en el suelo.

En resumen, la Postura del niño es una asana de yoga muy efectiva para aliviar el estrés y la tensión en el sistema digestivo. Esta postura puede ayudar a mejorar la digestión, reducir la hinchazón abdominal y aliviar el dolor de espalda. Inclúyela en tu práctica de yoga diaria para obtener sus beneficios y mejorar tu salud digestiva.

Pose de la cobra (Bhujangasana) para estimular los órganos internos y mejorar la circulación sanguínea

La pose de la cobra o Bhujangasana es una de las asanas más practicadas en el yoga, y no es de extrañar por sus numerosos beneficios para la salud. Esta asana es especialmente efectiva para estimular los órganos internos y mejorar la circulación sanguínea, dos factores importantes para una buena digestión.

La pose de la cobra es una asana que se realiza tumbado boca abajo con las manos a los lados del pecho y las piernas juntas y estiradas. Al inhalar, se levanta el torso del suelo con la fuerza de los brazos y se extienden los codos para alargar la columna vertebral. Los hombros se mantienen hacia abajo y hacia atrás, y la cabeza se eleva mirando hacia adelante o hacia arriba.

Esta postura es especialmente efectiva para estimular los órganos internos, como el hígado, los riñones y el páncreas, que son esenciales para una buena digestión. Además, la pose de la cobra también ayuda a mejorar la circulación sanguínea, lo que ayuda a llevar nutrientes y oxígeno a los órganos digestivos.

Otro beneficio de esta asana es su efecto en la columna vertebral. Al estirar y fortalecer los músculos de la espalda, la pose de la cobra ayuda a prevenir y aliviar el dolor de espalda, lo que puede ser un problema común en personas con problemas digestivos.

Relacionado  Yoga en la oficina: Posturas y ejercicios para aliviar el estrés laboral

Es importante recordar que la pose de la cobra debe ser realizada con cuidado y siempre bajo la supervisión de un instructor de yoga experimentado. Las personas con lesiones en la columna vertebral o problemas de presión arterial deben evitar esta asana o realizarla con modificaciones.

Torsión espinal sentada (Ardha Matsyendrasana) para masajear los órganos abdominales y estimular la eliminación de toxinas

La torsión espinal sentada, también conocida como Ardha Matsyendrasana, es una asana de yoga que se enfoca en masajear los órganos abdominales y estimular la eliminación de toxinas del cuerpo. Esta postura es especialmente útil para mejorar la digestión y aliviar la hinchazón y la incomodidad abdominal.

La torsión espinal sentada se realiza sentado en el suelo con las piernas estiradas y los brazos extendidos a los lados del cuerpo. Al doblar la rodilla derecha y colocar el pie derecho en el suelo al lado de la rodilla izquierda, se gira el torso hacia la derecha y se colocan los codos en la rodilla derecha. La mano izquierda se coloca detrás del cuerpo en el suelo, y se mantiene la postura durante varias respiraciones antes de repetir en el otro lado.

Esta postura es efectiva para masajear los órganos abdominales y estimular la eliminación de toxinas, lo que ayuda a mejorar la digestión. Además, la torsión espinal sentada también ayuda a mejorar la flexibilidad de la columna vertebral y a aliviar el dolor de espalda, lo que puede ser un factor que contribuye a problemas digestivos.

Es importante recordar que la torsión espinal sentada debe ser realizada con cuidado y siempre bajo la supervisión de un instructor de yoga experimentado. Las personas con lesiones en la columna vertebral o problemas de presión arterial deben evitar esta asana o realizarla con modificaciones. Además, es importante escuchar al cuerpo y no forzar la postura más allá de sus límites.

Postura del perro boca abajo (Adho Mukha Svanasana)

Mejora la circulación y promueve la relajación

La postura del perro boca abajo, también conocida como Adho Mukha Svanasana, es una asana popular en el yoga debido a sus múltiples beneficios para la salud. Además de ser efectiva para aliviar el estrés y la ansiedad, esta postura también puede mejorar la digestión.

Relacionado  Yoga y diabetes: Regula tus niveles de azúcar con estas asanas

Al realizar la postura del perro boca abajo, el cuerpo se coloca en una posición invertida, lo que ayuda a mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo, incluyendo los órganos digestivos. Al mismo tiempo, la relajación que se promueve en esta postura puede ayudar a reducir la tensión y el estrés que pueden contribuir a problemas digestivos.

Para realizar esta asana, comienza en posición de tabla con las manos y los pies apoyados en el suelo. Luego, levanta lentamente las caderas hacia el techo, manteniendo los brazos y las piernas estirados y las manos y los pies separados al ancho de los hombros. Mantén la postura durante al menos 5 respiraciones profundas y luego baja lentamente las caderas hacia el suelo.

Asana de la vela (Sarvangasana)

Mejora la digestión y regula el metabolismo

La asana de la vela, o Sarvangasana, es una postura invertida que se considera una de las más beneficiosas para la salud en el yoga. Además de fortalecer los músculos del cuello y los hombros, esta asana también puede mejorar la digestión y regular el metabolismo.

Al realizar la asana de la vela, el cuerpo se coloca en una posición invertida, lo que ayuda a estimular los órganos digestivos y mejorar el flujo sanguíneo en la región abdominal. Además, esta postura también puede ayudar a regular el metabolismo y mejorar la función de la glándula tiroides, lo que puede ser beneficioso para aquellos que sufren de problemas de peso o trastornos metabólicos.

Para realizar esta asana, comienza acostado boca arriba con las piernas estiradas y las manos apoyadas en el suelo. Luego, levanta lentamente las piernas y la pelvis hacia el techo, sosteniéndote con las manos en la parte baja de la espalda. Mantén la postura durante al menos 5 respiraciones profundas y luego baja lentamente las piernas hacia el suelo. Es importante recordar que esta postura debe ser realizada con precaución y bajo la supervisión de un instructor experimentado debido a su naturaleza invertida y su potencial para causar lesiones si no se realiza correctamente.

La información contenida en este artículo de Farmashop tiene fines únicamente informativos y educativos, y no tiene la intención de sustituir el consejo médico profesional, el diagnóstico o el tratamiento. Antes de realizar cualquier cambio en su régimen de salud, es importante que consulte con su médico u otro profesional de la salud calificado. El autor y el editor no son responsables de ningún daño o lesión que puedan resultar del uso de la información proporcionada en este artículo.

Artículos relacionados